martes, 1 de mayo de 2012

Mus minutoides (ratón pigmeo africano) - por Gaua -

El ratón pigmeo africano (Mus minutoides) es una de las especies de roedores que más recientemente se han incorporado al mundo de las mascotas. Su increíblemente minúsculo tamaño es la principal característica que los hace tan deseados como mascota; son de hecho, uno de los roedores más pequeños del mundo.

Por desgracia, parece que cada vez empiezan a ser más escasos entre los aficionados, intentaremos, con este artículo, dar a conocer una de las especies de micromamiferos más curiosas.


1.- CARACTERÍSTICAS

Los ratones pigmeos son originarios del África subsahariana, pero no son en absoluto animales desérticos. Viven de hecho en zonas de hierba cercanas a estanques o lagunas y también en zonas cultivadas.
Miden apenas 4 a 6 cm, sin contar la cola, y pesan entre 5 y 10 gr, siendo ligeramente más grandes las hembras que los machos.
Tienen unas enormes orejas y grandes ojos, que les ayudan a ver en la oscuridad, como animalitos nocturnos que son, al igual que muchos roedores. Su pelaje es corto y suave, marrón-teja en la parte superior y blanco puro en la parte inferior del cuerpo, subiendo por los flancos y hasta la parte inferior de la cabeza, lo que les da un aspecto diferente al de la mayoría de ratones. Se han conseguido mediante cría selectiva diversas coloraciones de su pelaje, entre ellos el más conocido es el "blue" o "azul", que es de color gris. Al ser una de las especies más recientes como mascota, aún no se ha avanzado tanto en éste sentido como con otras especies.
Su cola es fina, al igual que sus patitas, su minúsculo tamaño le da una apariencia de delicadeza y fragilidad a la que no solemos estar acostumbrados.



Realmente aquí entra más en juego el gusto estético de cada uno, ya que los ratones pigmeos pueden ser mantenidos con cualquier sustrato normal para roedores, como el zuro de maíz, y ser mantenidos en un transportín de plástico normal, de tamaño grande.
Su esperanza de vida es corta, unos 3 años, aunque a veces no suelen pasar de año o de los dos años de vida.

A la hora de sexarlos, si compramos ejemplares destetados, lo tendremos bastante fácil, porque los machos son sencillos de reconocer: al igual que otras especies de ratón, poseen prominentes testículos. En los minutoides lo apreciaremos como un abultamiento en la base de la cola.



2.- ALOJAMIENTO

Pero si nos vamos un poquito a la estética, podemos tener auténticas maravillas si acondicionamos un terrario decorado. En cuanto al tamaño del terrario, tampoco ha de ser muy pequeño, porque si crían, necesitaremos el espacio. Aconsejo un terrario de no menos de 30x40 cm para una pareja o trío. Siendo animalitos tan pequeños, no deben ser mantenidos en jaulas, ya que escaparán por cualquier rendija, por eso son preferibles los terrarios o las cajas-taper de plástico. La ventaja del terrario es que nos permitirá fácilmente observarlos sin molestarlos.

Como sustrato, es preferible olvidarnos de la viruta de pino (tan perjudicial para los roedores) y buscar cosas más naturales (y además, más estéticas). Yo mezclé arena rojiza fina para roedores con fibra de coco desmenuzada y seca. Quedé muy contenta con el resultado, porque la consistencia era muy buena para permitirles excavar alrededor de los troncos y además, la fibra de coco es absorbente. También son sustratos válidos la arena de chinchillas, el papel de cocina y la arena de sílice.

A los minutoides les gusta mucho excavar y trepar por las ramas, así que decorar el terrario con trozos de corcho, troncos y ramas es una excelente idea. Como refugio podemos utilizar una caseta de cáscara de coco, una de madera pequeña para roedores o un nido cerrado para pájaros. Podemos colocar unos trocitos de papel de cocina como lecho mullido y calentito, o simplemente heno.
Tienen la costumbre de roer materiales y colocarlos tapando la entrada de su madriguera, así que disfrutarán mucho con accesorios como canutos de cartón del papel higiénico, corteza natural de corcho, etc.
En cuanto a la temperatura, ha de estar siempre por encima de los 15ºC, así que estarán bien en el interior de la casa.



3.- ALIMENTACIÓN

Es muy muy importante que tengan siempre agua disponible. Tal y como comentaba al principio, no son animales desérticos y no toleran la falta de agua. Pueden aprender a beber de un bebedero para roedores, siempre que no sea de pistón (no tienen la fuerza suficiente para accionarlo), aunque yo he preferido ponerles uno para pájaros. La única condición es no colocarlo en el suelo, ya que lo llenarán de tierra al excavar, sino ponerlo sobre algo elevado. Yo lo pegué sobre un taco de madera. Colocaremos una rama justo cerca para permitirles acceder al bebedero. Cambiaremos el agua de vez en cuando, para prevenir enfermedades.

En cuanto a la alimentación, no nos sirve como base un pienso para hamster, ya que muchas de las semillas son demasiado grandes y duras. Así que utilizaremos una mezcla de semillas para pájaros exóticos, que podemos complementar si queremos con comida para canarios, comida para pájaros insectívoros y espigas de mijo, que también se venden para aves.
Podemos ofrecerles también algunas golosinas para hamster y pipas de girasol. Necesitan también por lo menos, una o dos veces por semana, un aporte proteico, por ejemplo, gammarus (para tortugas) desecados o un par de croquetas para gato.
De vegetales frescos les podemos ofrecer pepino, zanahoria, uvas y manzana, siempre una pequeña cantidad y desechando los restos al día siguiente para que no se estropeen.

La mezcla de semillas se la podemos poner en un comedero de cerámica, y vigilaremos que siempre tengan alimento disponible, ya que tienen un metabolismo muy alto y no pueden estar mucho tiempo sin comida.

Los minutoides tienen una forma muy curiosa de comer, sin duda debida a su carácter como presa en su hábitat natural, y que les permite ingerir su comida sin perder demasiado tiempo en un mismo lugar.
Como sabemos, los hamster utilizan sus abazones (bolsas elásticas al final de sus mejillas) para guardar gran cantidad de alimento y comerlo posteriormente. Los minutoides carecen de abazones, pero han desarrollado un método similar. Cuando comen, pelan las semillas rápidamente y las van guardando en sus carrillos, luego cuando pasean o vuelven de regreso a su guarida, las van masticando y tragando. Así no necesitan permanecer al descubierto mucho tiempo en un mismo sitio.

Podemos apreciar cómo mastica tranquilamente mientras camina, las semillas se ha guardado en los carrillos


4.- REPRODUCCIÓN

Los minutoides maduran sexualmente muy rápido. Una hembra puede criar con tan sólo 4-6 semanas de vida, pero a veces una pareja puede tardar más de 6 meses en criar, dependiendo de las circunstancias.
Es preferible introducir las hembras en el territorio ya establecido del macho y no al revés, ya que puede llevar a un comportamiento territorial, y muchos de los ataques terminan en muerte o heridas graves.
La gestación dura unos 20 días, y la hembra puede dar a luz de 1 a 6 crías, siendo 3 un número normal. Si los minutoides ya de por sí son minúsculos, podemos imaginarnos el tamaño de las crías, ¡apenas pesan 1 gr al nacer! El pelo de las crías les aparece a los 7 días, y abren los ojos entre el día 12 y 14. Son destetados a las 4 semanas, pero es aconsejable no separarlos de sus padres hasta que cumplan las 6 semanas. En ese periodo es cuando aprenden sobre todo el comportamiento social y actividades imitando a los adultos.

Debemos evitar a toda costa la consanguinidad en los minutoides, intentando criar ejemplares no relacionados entre sí, ya que parece que esto tiene un impacto mayor sobre estos ratoncitos que sobre otras especies de roedores (no ocurre lo mismo con la rata, por ejemplo). Se dice que la endogamia puede ocasionar problemas de pelaje y agresión.

Pareja de Mus minutoides: hembra (izquierda) y macho (derecha).


5.- COMPORTAMIENTO

Los minutoides son roedores sociales (lo cual no suele habitual) y precisan de la compañía de los de su misma especie. Podemos mantenerlos en pareja o en grupos de su mismo sexo, especialmente si son hermanos. Las hembras se toleran perfectamente entre sí, pero es probable que un macho dominante ataque a otro en presencia de una hembra.
Son muy sociables entre sí y gustan de dormir todos apelotonados en el mismo sitio.
Las peleas no suelen ocurrir si tomamos las precauciones antes indicadas, pero de producirse, llevan casi siempre a la muerte. Pelean como si les fuera la vida en ello, y un macho puede llegar a matar fácilmente a dos hembras si es introducido en el territorio de ellas (debe hacerse al revés). Las heridas son tremendamente graves en un animalito tan pequeño y curarlos es muy difícil, pues podrían morir simplemente del susto.


El estrés es algo que les afecta mucho, y por ejemplo, después de una pelea, o si son mantenidos en un sitio inapropiado, pequeño y con muchas molestias externas, pueden empezar a mostrar síntomas. El más notable es la caída del pelo: pueden llegar a perderlo casi totalmente, para recuperarlo poco a poco y por completo si les ofrecemos las condiciones adecuadas.

A diferencia de otros roedores, debemos asumir que estos minúsculos ratoncitos que no pesan más que una avellana, no son de los que se puedan domesticar y manosear. Se estresan mucho y es preferible dejarlos vivir a su aire en su terrario, y disfrutar viéndolos. No tienen ningún miedo al vernos delante de su terrario, hasta pueden acercarse y curiosear si les ponemos el dedo cerca de alguna de las rejillas de ventilación.
No son animalitos tímidos, aunque como hemos dicho antes, son nocturnos como la mayoría de los roedores, así que durante el día pasarán la mayor parte del tiempo en su caseta, aunque a veces podemos verlos a ratos salir para comer algo y volver. Es a partir de que se apaguen las luces, al anochecer, cuando podremos disfrutarlos corriendo por su terrario. Puede ser una idea muy buena apagar las luces del terrario un poco antes de irnos a dormir y con una pequeña luz normal o una nocturna aprovechar para observarlos con esa luz. Así los disfrutaremos en toda su belleza.
He visto algún video de aficionados que les dan de comer alguna golosina y ellos la toman de su mano, sin duda una bonita recompensa a un trabajo de domesticación y cuidado.


Ojalá algún día estos curiosos y minúsculos ratoncitos sean una mascota más extendida entre los aficionados, espero que este artículo os ayude a conocerlos y a disfrutarlos mejor.







8 comentarios:

Sigrid dijo...

Muchas gracias por la información!Acabo de hacerme con dos de estos pequeños roedores y leer esta entrada me ha ayudado a conocerlos mejor =)

Lara Almarcha dijo...

Tengo un macho y me gustaría comprar un nuevo ejemplar hembra

Lara Almarcha dijo...

Tengo un macho y me gustaría comprar un nuevo ejemplar hembra

Nico Reche dijo...

Muxisimas gracias muy completo pero tengo una duda. Mi pareja de minutoides acaban de tener crias y kiero saber si es preciso separar al maxo? Gracias x su tiempo

Michi Sabishii dijo...

Hola, yo tengo 3 pigmeas, la cosa es que son tan incogibles y tan saltarinas , que ya se me han escapado dos veces.. menos mal que ya se como tenerlas bien encerradas, pero aún así tengo la duda a la hora del sexado, como se sexan?? porque son tan enanas y ni se dejan coger o te rebanan el dedo de un bocado.. muy pequeñas pero madre mia como muerden y saltan...
A ver si puedes ayudarme.
Un saludo.

Alejandro Morales dijo...

Fantástico

Alejandro Morales dijo...

Fantástico

Alejandro Morales dijo...

Fantástico