martes, 8 de mayo de 2012

Iniciación a las dendrobates, por Gaua

También conocidas como "ranas dardo" o "ranas flecha", una de las características que las hace únicas e incluso, más atrayentes para los aficionados además de su llamativa coloración es que en su hábitat natural son venenosas: obtienen su veneno a través de los insectos venenosos de los que se alimentan. Nosotros no tenemos por fortuna nada de qué preocuparnos: las dendrobates que se venden han sido criadas en cautividad desde que nacieron y son por tanto, totalmente inofensivas, carecen de veneno. Así que podemos disfrutar de la belleza de los colores de estas hermosas ranitas sin ningún tipo de peligro.



Con un terrario adecuado y un mínimo de cuidados básicos podemos disfrutar de estas preciosas especies e incluso lograr reproducirlas. Los terrarios de dendrobates una vez instalados necesitan muy pocos cuidados, y salvo alimentar a las ranas, el mayor tiempo que pasaremos será simplemente sentarnos tranquilos a observarlas durante horas disfrutando de su comportamiento.


El mundo de las dendrobates mueve una cultura increíble en otros países, sobre todo europeos, de un grandísimo nivel. Aquí por desgracia acabamos de despertar nuestra afición por ellas, pero sube enormemente año tras año, como lo demuestra que cada vez más personas se interesen por ellas y que podamos encontrar y comprar más especies en nuestro país. Una estupenda noticia para todos los que ya disfrutamos del hechizo de estas ranitas, poder compartirlo con muchos aficionados más.


Una Ranitomeya imitator "red", que a pesar de su pequeño tamaño, nos muestra la belleza y delicadeza de estos preciosos anfibios.



1. CARACTERÍSTICAS DE LAS DENDROBATES

La familia Dendrobatidae a la que pertenecen estos anfibios habita únicamente el centro y sur de América. Son por tanto especies tropicales, que no toleran temperaturas muy bajas. Generalmente se recomienda una temperatura de unos 25-
27ºC durante el día, y algo menos durante la noche, no debiendo ser inferior a 20ºC, aunque existen pequeñas variaciones para determinadas especies.

Son anfibios, respiran por pulmones y también a través de la piel, por lo que deben mantenerla húmeda. Necesitan por tanto un gran porcentaje de humedad, que no debe ser inferior al 70%. Sin embargo, a diferencia de otros anfibios, son muy malas nadadoras y se ahogarán si el agua les cubre por encima. Son de hábitos terrestres y/o arborícolas y generalmente buenas trepadoras, incluso las especies más grandes.

Son carnívoras y únicamente aceptan alimento vivo, ya que cazan al movimiento de la presa. Para ello lanzan su lengua pegajosa contra el insecto que se mueva, lo engullen y siguen cazando. En su hábitat natural se alimentan de insectos como moscas, escarabajos, larvas, gusanos... todo lo que sea suficientemente pequeño y se mueva, será buena presa.

En cuanto a su reproducción, al igual que la mayoría de los anfibios, pasan por un increíble proceso llamado metamorfosis: de los huevos nacen los renacuajos, que viven en el agua y respiran por branquias. Aumentan su tamaño y posteriormente les empiezan a salir las patas traseras, luego las delanteras y se les comienza a reabsorber la cola. Al mismo tiempo, cambian sus branquias por pulmones, y finalmente, cuando toda la cola ha sido reabsorbida, termina la metamorfosis con una ranita terrestre, capaz de respirar aire.


Phyllobates terribilis "mint". Aunque lo más común es encontrar terribilis de variedad amarilla, la "mint" (menta) es otra de las variedades naturales o salvajes de esta especie, junto con la naranja. Este animalito de color verde metálico suave, comparte, junto a las otras dos variedades, el título de animal vertebrado más venenoso del mundo (en su hábitat natural). Pero por suerte, podemos disfrutar tranquilamente de esta especie criada en cautividad, totalmente inofensiva


2. VENENO Y CURIOSIDADES

Como hemos comentado antes, en su hábitat natural todas las dendrobates son venenosas. Incluso entre ellas se encuentran algunos de los animales más venenosos que existen. El animal vertebrado más venenoso del mundo pertenece cómo no, a la familia de las dendrobates, es una pequeña y preciosa ranita de
5 cm llamada Phyllobates terribilis: el veneno de una sola rana (tan sólo 1 mg) basta para matar a 20 personas.

Podríamos pensar que es una locura querer tener en nuestro terrario a algunos de los animales más venenosos del mundo, pero el hecho es que las criadas en cautividad no tienen veneno en absoluto. Se sabe que las dendrobates en su hábitat natural consiguen su veneno comiendo diversas especies de hormigas y sobre todo pequeños escarabajos muy venenosos. Casualmente, algunos de los escarabajos más venenosos del mundo forman parte habitual de la dieta de la terribilis, sorprendente, ¿no? El veneno de estos insectos no solo no mata a las ranas, sino que es acumulado en su piel y les sirve como defensa para evitar ser devoradas. A más coman, más veneno: los juveniles son menos venenosos que los adultos.



Su nombre común "poison dart frog", "rana dardo venenosa" o "rana flecha" le viene dado por el hecho de que varios grupos de indígenas de las selvas colombianas utilizan para cazar dardos untados con la secreción de la piel de estas ranas. El veneno puede durar en la flecha hasta 6 días y es tan letal, que cuando disparan contra un pájaro, es como si lo hubiera alcanzado una bala. La muerte es instantánea en una presa tan pequeña, y a los pocos minutos en el caso de animales más grandes como los monos.

Al contrario de lo que mucha gente cree, la mayoría de las dendrobates no se han usado nunca para este fin: sólo únicamente tres especies se usan para envenenar los dardos: Phyllobates terribilis, Phyllobates bicolor y Phyllobates aurotaenia.

Curiosamente, los indígenas no se envenenan al comer las presas cazadas porque el veneno se degrada al cocinarlo y además suelen quitar la parte en la que se introduce el dardo.
Como hemos comentado, sus preciosos colores, que tan atractivos nos resultan, en la naturaleza significan para quien los vea la diferencia entre la vida y la muerte. En el mundo natural los colores intensos, sobre todo rojos, amarillos o combinaciones de ambos con negro significan algo muy claro: "atrévete a comerme y sufrirás las consecuencias". Es algo que todos los animales saben por instinto: ignorarlo puede suponer la muerte. Esto se conoce como aposematismo o coloración de advertencia: las dendrobates son un perfecto ejemplo de animal aposemático.


El amarillo con negro es una coloración típica de un animal aposemático, que presentan las salamandras, avejas, avispas y cómo no, muchas dendrobates, como por ejemplo, esta preciosa y minúscula Ranitomeya vanzolinii.


Las dendrobates salvajes mantenidas en cautividad, si no son alimentadas con estos insectos venenosos, van perdiendo poco a poco su veneno, pero pueden tardar incluso años.

Nosotros, los aficionados, no tenemos por fortuna nada de qué preocuparnos: las dendrobates que se venden han sido criadas en cautividad desde que nacieron y son por tanto, totalmente inofensivas, carecen de veneno. Así que podemos disfrutar de la belleza de los colores de estas hermosas ranitas sin ningún tipo de peligro.


3. ESPECIES DE DENDROBATES RECOMENDADAS PARA INICIARSE

Existen muchas especies de dendrobates y variedades de cada una de ellas, pero para comentar mejor sus características generales agruparemos a las dendrobates en dos grupos: de hábitos terrestres y de hábitos arborícolas.

Las dendrobates de hábitos terrestres tienden a pasar la mayor parte del tiempo en el suelo y en él buscan su alimento. No son malas trepadoras y generalmente las adultas prefieren la seguridad de subir a las partes altas del terrario para dormir, retirándose a última hora de la tarde. Por la mañana, bajan de nuevo al suelo en búsqueda de comida.

En este grupo están las dendrobates de mayor tamaño, alcanzando en ocasiones los
5 cm, aunque hay algunas más pequeñas, como las Phyllobates vittatus, que no pasan de los 3 cm
. Suelen criar en el suelo, sobre hojas húmedas o un soporte plástico con un poco de agua ligeramente protegido con algo a modo de cueva o caseta.

En este grupo estarían los géneros (y entre paréntesis, las especies más conocidas):

- Dendrobates (auratus, tinctorius, azureus, leucomelas).
- Phyllobates (bicolor, terribilis, vittatus).
- Adelphobates (galactonotus).



Las Dendrobates tinctorius, de las que existen numerosas variedades de color, como esta "Brasil", son unas de las dendrobates más vistosas y resistentes para cualquier terrario.

Las dendrobates de hábitos arborícolas viven por encima del suelo en su hábitat natural, a diferentes alturas según la especie. Raramente pisan el suelo, salvo especies como Ranitomeya ventrimaculata, que sí suelen bajar a buscar pequeños insectos entre la hojarasca. Son excelentes trepadoras, con dedos adhesivos que les permiten desplazarse ágilmente sobre superficies lisas como el cristal.

Las dendrobates arborícolas son de pequeño tamaño, no sobrepasan los
2 cm
de adultas, algunas incluso menos. Estas pequeñas joyas en miniatura suelen depositar sus huevos sobre superficies húmedas, como hojas, axilas de las bromelias, carretes de fotos o sobre los propios cristales.

En este grupo estarían los géneros (y entre paréntesis, las especies más conocidas):

- Ranitomeya (lamasi, imitator, variabilis, ventrimaculata, vanzolini, fantastica, amazonica, reticulata).
- Epipedobates (tricolor, anthonyi, boulengeri).
- Ameerega (bassleri).
- Oophaga (pumilio).

Ranitomeya ventrimaculata son una de las dendrobates arborícolas más fáciles de mantener y reproducir. Toleran vivir en grupos numerosos, no son tan territoriales como otras especies.
Ranitomeya imitator "Panguana". Las imitator son especies muy resistentes aunque territoriales: un macho no soportará a otro en su territorio. Existen varias variedades de imitator, de hermosas coloraciones, y que como su nombre indica, "imitan" las coloraciones igualmente hermosas de otras dendrobates.


En cuanto a qué especies son más recomendadas para iniciarse, bueno, yo sin duda recomendaría empezar con terrestres, ya que son ranas más grandes y las disfrutaremos más (sobre todo si sólo tenemos esas), ya que las arborícolas suelen ser menos descaradas y suelen esconderse más. Las terrestres, al ser más grandes, podremos observarlas mejor y detectar cuanto antes posibles problemas (adelgazamiento, etc).

De entre las más terrestres más recomendables para iniciarse se encuentran:

- Dendrobates auratus.
- Dendrobates leucomelas.
- Dendrobates tinctorius (todas sus variedades, aunque la azureus no la recomiendo para no expertos, no es de las más fáciles).
- Phyllobates terribilis.
- Adelphobates galactonotus.

Entre estas especies se encuentran algunas de las variedades de dendrobates más hermosas y populares. De entre las más fáciles de criar están las D. auratus y las D. leucomelas. Las terribilis son las que más tiempo están a la vista, gustan de posar sin hacer nada durante horas. Las tinctorius y leucomelas suelen ser también poco tímidas la mayor parte del tiempo.

Si una vez tengamos nuestras terrestres queremos probar con arborícolas, hay especies recomendables como:

-
Epipedobates tricolor.
- Ranitomeya ventrimaculata.
- Ranitomeya imitator.
- Ranitomeya variabilis.
- Ranitomeya lamasi
.

Todas estas especies son además, relativamente sencillas de mantener y también fáciles de criar, mientras les ofrezcamos unos parámetros adecuados.

Entre las arborícolas hay otras preciosidades que sólo se recomiendan para aficionados avanzados. Entre estas están ranitas de las más pequeñas como Ranitomeya reticulata y R. amazonica, a las que deberemos basar su dieta en alimento vivo muy pequeño y su cría es relativamente más difícil que la de las anteriores.

Pero la reina de las arborícolas es
la Oophaga pumilio, de la que hay decenas de preciosas variedades dependiendo de su localización. Su alto precio y su baja disponibilidad la convierte en una pequeña joya al alcance de no muchos aficionados. La principal característica que la hace especial y diferente de todas las demás especies de dendrobates es su modo de reproducción, y concretamente, la alimentación de sus renacuajos, ya que sus renacuajos únicamente se pueden alimentar de huevos no fértiles depositados por su madre, no sirviendo ningún tipo de comida artificial. No son ranas más difíciles que mantener que otras arborícolas, de hecho su cría no requiere la intervención humana, pero su precio es un motivo para que sólo aficionados con algo de experiencia las mantengan.



¿Se pueden mantener juntas diferentes especies o variedades de dendrobates en un mismo terrario?

Lo primero que debemos aclarar es la diferencia entre especie y variedad.

La primera parte del nombre científico indica el género (por ejemplo, Dendrobates) y la segunda parte, la especie (por ejemplo, tinctorius). Después, se suele mencionar la variedad, por ejemplo: brasil, matecho, oyapock, regina, new river, etc). De cada especie, por tanto, puede haber muchísimas variedades (D. tinctorius "oyapock", D. tinctorius "regina", D. tinctorius "brasil", D. tinctorius "azureus", etc.).

Así que Dendrobates tinctorius y Dendrobates auratus son ranas de diferentes especies. Dendrobates tinctorius y Ranitomeya imitator son ranas también de diferentes especies, y de diferente género.
Pero Dendrobates tinctorius "brasil" y Dendrobates tinctorius "regina" serían ranas de la misma especie, pero diferente variedad. Y puesto que ambas pertenecen a la misma especie, pueden reproducirse entre sí y crearse un cruce de variedades.
Tal y como hemos dicho, si mantenemos en el mismo terrario dos variedades distintas de la misma especie de dendrobates, por ejemplo, D. auratus azul y D. auratus bronce, podrían aparearse entre sí y la descendencia sería un cruce de variedades.

Hay muchas opiniones sobre el cruce de variedades de dendrobates, pero la mayoría sin duda opinan que estos cruces debieran evitarse. No por el hecho de que las ranas resultantes no fueran a ser bonitas, que seguro lo son, pero serían una variedad no existente en la naturaleza y por tanto, sin valor. Porque las diferentes variedades de dendrobates muchas veces habitan biotopos muy concretos, muchas veces es un simple trozo de selva de unos pocos kilómetros cuadrados, y han desarrollado su colorido en ese pequeño biotopo. Si algún día se llegaran a extinguir en su hábitat, los aficionados que han mantenido pura esta variedad, sin cruces, podrían devolverla en un futuro a la naturaleza. O simplemente es el hecho de tener una pequeña responsabilidad para mantener esas variedades puras, puesto que creo que la mayoría son suficientemente bonitas y variadas como para que creemos unas nuevas.


Mucha gente pregunta si se pueden mantener diferentes especies de dendrobates en un mismo terrario.

En cuanto a las terrestres, la respuesta es: generalmente sí, pero mejor no. No por el hecho de que fueran a criar entre sí, ya que son de diferentes especies. Es más bien por las diferencias de comportamiento entre especies. Me explico: si ponemos especies distintas de terrestres, podemos tener especies muy descaradas y comedoras y otras más tranquilas y reservadas, con lo cual, a la hora de comer, las tranquilas se sentirían intimidadas por las más dominantes y se retirarían, o comerían muy poco. Por ejemplo, si juntáramos terribilis con tinctorius, las primeras devorarían toda la comida, no importándoles avasallar y pasar por encima de las tinctorius para llenarse el estómago, son mucho más descaradas.

Las arborícolas son bastante territoriales y pueden confundir a otras arborícolas de otra especie o coloración similar con una de su propia especie. Nosotros ya tuvimos un caso de un macho de Ranitomeya lamasi panguana que se dedicaba a cantar a una hembra gordita de Ranitomeya ventrimaculata en lugar de a su propia hembra.
Sin embargo, no hay ningún tipo de interacción entre diferentes especies de arborícolas y terrestres. Yo he mantenido 3 jóvenes D. tinctorius brasil para que engordaran, con una pareja de R. imitator red en su terrario de 30x30x45, y las imitator hicieron incluso varias puestas, ignorando por completo a sus tres inquilinas. Luego ya las pasamos a su terrario definitivo, más grande, cuando hubieron crecido lo suficiente, para que cada una tuviera su terrario exclusivo. Pero como digo, no vimos ninguna forma de interacción negativa entre esas especies. El único inconveniente que le veo es que el terrario sea demasiado grande como para controlar bien a las arborícolas, y también que debemos tener en cuenta que las arborícolas comen alimento más pequeño, que deberemos lanzar a la parte superior del terrario, ya que no suelen bajar al suelo para comer.









Macho de R. imitator red observando a una pequeña D. t. azureus.


4. TERRARIO ADECUADO PARA DENDROBATES

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que las dendrobates son anfibios tropicales, y por tanto, tienen unos requerimientos especiales de temperatura y humedad. También hablaremos sobre el tamaño y el tipo de terrarios que necesitan, veremos que hay muchas posibilidades.

Antes de nada debemos tener decidido el tipo de ranas que pensamos tener: terrestres grandes o arborícolas pequeñas.

Las terrestres, las más recomendadas para iniciarse, necesitan un terrario mínimo de unos
45 cm de largo y otro tanto de ancho para una pareja o trío. Un terrario de 60 cm de largo también sería adecuado. Podemos pensar que cuanto más grande sea el terrario mejor, pero en cuanto a las dendrobates, esto no es siempre así. Yo misma he tenido la experiencia de mantener dendrobates en un terrario de 100 x 40 cm, y realmente, era muy difícil saber donde estaban las ranas en cada momento, pero lo peor es que no todas acudían a comer cuando se les echaba, simplemente porque no sabían que había comida ni donde estaba, tenían demasiado sitio. Las drosophilas se dispersaban antes de que pudieran comer bastantes, y no crecían ni engordaban lo suficiente.

El siguiente paso fue pasarlas a terrarios más pequeños, de
45 cm
, y fue un cambio excelente: les es más fácil capturar la comida. Desde entonces, sólo he mantenido dendrobates de la misma especie en este tipo de terrarios medianos, siendo mejor mantener las especies de forma individual en terrarios medianos que tener un terrario grande con varias especies.

Las dendrobates arborícolas son de tamaño muy pequeño, y no necesitan grandes terrarios. Pero lo que sí necesitan es que éste sea alto, ya que son trepadoras y pasarán la mayor parte del tiempo en la parte superior: así que la altura de estos terrarios es importante, y generalmente deben ser más altos que largos.

Yo creo que el tamaño perfecto para una pareja de arborícolas es uno de 30 x 30 x 45 cm, es un terrario pequeñito que se vende de forma comercial, práctico de mantener y las minúsculas ranitas son más fáciles de localizar que en un terrario grande. Yo las he conseguido criar con éxito en terrarios de este tamaño.
Si se trata de pumilio, quizás recomendaría que fuera ligeramente más grande. Las pumilio son un poco más exigentes.



Terrarios de 30x30x45 cm para dendrobates arborícolas, equipados con sistema de lluvia y pantalla casera.


Otra cosa a tener en cuenta es la ventilación y la humedad del terrario. Las dendrobates son anfibios tropicales que están acostumbradas a hábitats húmedos. Generalmente, la humedad del terrario no debiera bajar del 75%, pero a su vez, debe tener buena ventilación para no propiciar que el aire se vicie y aparezcan enfermedades respiratorias.

Normalmente los terrarios cuentan con una rejilla en la parte frontal del cristal y otra en la superior: esto garantiza una óptima circulación del aire.

Las plantas y el sustrato de fibra de coco ayudan a mantener la humedad ambiental, pero será imprescindible que contemos con un aporte de humedad. Para ello existen varios sistemas:



- Cascadas de agua:

Si ponemos un doble fondo de rejilla al terrario, dejando un espacio de unos 7-8 cm
, podremos usarlo como reserva de agua, colocando una bomba de acuario, conectada a uno o varios tubos (los de aireador sirven perfectamente) pegándolos con silicona neutra a la boquilla de la bomba. Podemos dejar distribuidos por la pared los tubos de salida de la bomba, antes de echar la espuma de poliuretano, de forma que haya varios puntos en la pared trasera por donde caiga el agua. Las cascadas dan un efecto estético muy bueno, se pueden plantar con musgo de Java que crecerá estupendamente. Aunque si el terrario tiene bastante ventilación, por sí solas son insuficientes para mantener la humedad ambiental por encima del 80%. También debemos tener en cuenta que hay sustituir de vez en cuando la totalidad del agua vieja y meter agua nueva, ya que es un sistema cerrado.

El doble fondo para la bomba se puede hacer con rejilla plástica rígida, y recubierta con rejilla o malla fina (para evitar que se cuelen las dendrobates o el sustrato). Es muy importante dejar un agujero sobre la bomba para poder acceder a ella para limpiarla si se obstruyera, y también para poder cambiar el agua. Lo más práctico es usar un tupperware de plástico, sujeto con bridas a la propia rejilla, y con agujeros grandes para que entre el agua fácilmente a donde está la bomba. Así también la propia tapa del tupper nos facilita cómodamente poder destaparlo cuando precise la limpieza. Luego la cubrimos con el sustrato y ni se apreciará.


- Nebulizadores y generadores de niebla:

Los generadores de niebla son pequeños aparatos que se suelen vender para terrarios, y que normalmente funcionan por ultrasonidos. Se introducen en un recipiente con agua dentro del terrario y se conectan a la corriente, al vibrar la membrana producen niebla. El mayor problema es que necesitan una determinada profundidad del agua, si no, no son efectivos, y esta profundidad suele ser mayor de la que se recomienda para los baños de las dendrobates, que no son buenas nadadoras. Además, nebulizan el mismo agua que hay en el terrario, por lo que si está sucia, se formará una película de fino lodo sobre las plantas.

Los nebulizadores, en cambio, son aparatos externos al terrario, que tienen un depósito independiente de agua. Se suelen vender para los niños, para humedecer el ambiente de la habitación en la que duermen. Podemos comprar esos mismos y modificarlos para usar para los terrarios conectando a la boquilla de salida (en este caso deben tener una boquilla) un tubo o tubuladura de plástico. Es conveniente que estén situados más altos que el terrario. Duran muchas horas, ya que la cantidad de agua real nebulizada es muy poca durante la niebla y se desconectan cuando el nivel de agua llega al mínimo. Producen una niebla fina fría, que da un bonito efecto, aunque desaparece la visibilidad. Para conseguir un alto nivel de humedad por encima del 80% la niebla debe durar varios minutos, el inconveniente es que una vez desconectada, la humedad no se mantiene y baja rápidamente.


- Sistema de lluvia:

El sistema de lluvia consta generalmente de una bomba externa no sumergible, a la que se conecta un tubo o manguerita que absorbe el agua de un depósito (garrafa de agua, bidón, etc.). De la bomba sale un tubo largo de la longitud que queramos, y que al final lleva conectado una boquilla aspersora. El aspersor va dentro del terrario, y se sujeta a la tapa (es preferible que sea de rejilla metálica ya que es más fácil de hacer un agujero, aunque también podemos perforar un agujero en el cristal, si sabemos cómo) con ayuda de un pasamuros, que no es más que una rosca que lo mantiene sujeto. Con una misma bomba, si tiene la potencia suficiente, se pueden poner varias boquillas, para el mismo terrario o para varios terrarios. Las conexiones se hacen con piezas en "T" o en "L", y son de sistema neumático, muy seguras e imposible que se desconecten por sí solas.

El sistema de lluvia es el método más efectivo para mantener la humedad, que sube instantáneamente y se mantiene durante tiempo, mientras se va secando el terrario tras la lluvia. Es algo caro, pero al igual que pasa con los acuarios, que el filtro bueno suele ser caro, merece con mucho la pena invertir ese dinero, ya que las dendrobates no suelen ser animales baratos precisamente y tenemos que pensar en lo mejor para ellas. Además, tan sólo tendremos que comprar una bomba para el sistema de lluvia, ya que luego si ponemos más boquillas, nos servirá para futuros terrarios.

La bomba de agua no debe funcionar más de 1-2 minutos seguidos, ya que no está preparada para ello y se quemaría. Y además, expulsaría demasiada agua durante ese tiempo. Es por ello que junto al sistema de lluvia es recomendable o más bien imprescindible comprar un temporizador digital por segundos. Es exactamente igual que uno normal, pero se puede programar la duración por segundos, así podemos hacer lluvias de menos de 1 minuto de duración. Yo las suelo programar entre 20 y 30 segundos, si es más tiempo, no subirá más la humedad, pero sí se encharcará más el suelo.

En el siguiente artículo sobre las dendrobates en el que hablaremos de la construcción de terrarios, comentaremos más detalladamente sobre cómo convertir nuestro terrario en un hábitat ideal para las dendrobates: temperatura ideal y calefacción, la iluminación y los sistemas de lluvia y drenaje.


5. ALIMENTACIÓN DE LAS DENDROBATES.
 
Como comentamos al principio del artículo, las dendrobates son carnívoras y cazan presas vivas. De hecho, es probable que no se fijen en un insecto que se queda quieto, pues no lo ven como presa: es el movimiento lo que les hace fijar la vista sobre ese animalito en concreto y lanzar su lengua pegajosa. Las dendrobates tienen una lengua oscura, relativamente larga, y una puntería casi envidiable: no suelen fallar demasiadas veces.

Las dendrobates en su hábitat natural comen gran variedad de presas: decenas de especies de insectos y entre ellos están algunos de los escarabajos y hormigas más venenosos, venenos que utilizan ellas acumulándolos en su piel para usarlos como defensa. Se sabe que uno de los microescarabajos más pequeños del mundo es la base de la dieta de la terribilis, que gracias a él se ha convertido en el vertebrado más venenoso.

Pero nosotros en cautividad no podemos (ni nos interesaría) ofrecerle esos insectos como dieta, así que nos basaremos en cultivos fáciles y sencillos de conseguir.
Por tanto, si nos han enamorado estas ranitas, debemos tener en cuenta que tendremos que proporcionarles las presas vivas que necesitan. Puede que esto nos eche un poco para atrás, pero nada más lejos de la realidad: es algo realmente muy sencillo y diariamente no nos llevará más tiempo que dar de comer a los peces de un acuario.

La dieta de las dendrobates en cautividad está basada en las drosophilas o moscas de la fruta, pero de variedades seleccionadas no voladoras, así es mucho más cómodo alimentarlas, y también para nosotros manipularlas.
Existen dos especies fundamentales de drosophila:
la Drosophila melanogaster, que es prolífica, pequeña (1-2 mm) y de ciclo rápido y la Drosophila hydei, más grande (5 mm) y de ciclo largo. Para tener más información detallada sobre las diferencias principales, los cultivos y cómo alimentar a las dendrobates con estas mosquitas, recomiendo leer el artículo sobre "El cultivo de drosophila".

Además de la drosophila, otro alimento muy común y fácil de cultivar son los pequeñísimos colémbolos (
1 mm
), que son la base de la alimentación de las dendrobates más pequeñas y de las ranitas recién metamorfoseadas de todas las especies de dendrobates.

Otras presas que podemos ofrecerles son: pulgones (libres de pesticidas), crías recién nacidas de grillos y saltamontes, arañas, termitas, gorgojos de la alubia, ninfas recién nacidas de cucarachas, tijeretas, cochinillas, pequeños tenebrios, gusanos de la miel, de la seda y otro tipo de gusanos de fruta (castañas, manzanas, etc).
También hay especies de dendrobates que aceptan mejor otros tipos de alimento que otras. Por ejemplo, las tinctorius adultas, a pesar de su tamaño, no comerán presas demasiado grandes; las terribilis, sin embargo, devorarán sin problema gusanos de miel, tenebrios y grillos de tamaño majo: se lanzarán sobre todo lo que se mueva, "primero comer, luego preguntar qué es".

 
Las dendrobates pequeñas, como las Ranitomeyas, necesitan presas acorde con su tamaño.
 
 
Normalmente les ofreceremos de comer dos o tres veces al día. Cuando son adultas, con una o dos veces es suficiente, aunque siempre es mejor darles varias veces al día.
Les echaremos de poca en poca cantidad, las suficientes para que las coman en un par de minutos sin que se dispersen, luego les repetiremos y así hasta que hayan comido bien todas.

No debemos caer en la sobrealimentación, pero es preferible que coman bien ya que las dendrobates cuando dejan de comer por cualquier motivo, adelgazan rápidamente en pocos días, y en muchas ocasiones, entran en una delgadez de no retorno.
Una rana fuerte, gordita y bien alimentada, tiene más posibilidades de salir adelante si deja de comer por cualquier motivo que una rana delgada. Además, las ranas débiles suelen sufrir más el ataque de los parásitos.

Y con unos buenos cuidados, conseguiremos mantener a estos preciosos anfibios, pequeñas joyas de la naturaleza … animalitos que no sólo dejarán a nuestras visitas con la boca abierta, sino que nos harán pasar horas y horas mirando su terrario y disfrutando de sus movimientos y su belleza.



1 comentario:

luis adrian perez gonzalez dijo...

Donde puedo conseguir dendrobates en mexico?